Saltar al contenido

Selección y mantenimiento de Plantas madre de Marihuana

plantas madre de marihuana

Materiales para hacer plantas madre de cannabis

  • Mínimo dos zonas de cultivo : Una zona de germinación/enraizamiento/crecimiento y otra de floración
  • Kit de iluminación: 2 equipos de iluminación uno para la zona de crecimiento y otro la de floración
  • 2 extractores, 2 intractores y varios ventiladores para ambas zonas.
  • Sistemas de eliminación de olores por lo menos en la zona de floración
  • Mini invernadero para hacer esquejes y hormonas para enraizarlos
  • Abonos para la fase de crecimiento y floración.

Iluminación para plantas madre de marihuana

Las luces ideales para el desarrollo o mantenimiento de plantas madre de marihuana son los fluorescentes o CFL (Compact fluorescent light). Estas luces no producen nada de calor y podemos pegar la punta de las plantas a las bombillas sin quemarse.

El consumo de estas bombillas es bajo y tenemos disponibles diversas potencias: 105w, 150w 200w y 250w.

Antes de la selección de plantas madre de marihuana

Es importante hacer una inversión acorde a nuestro bolsillo. Realizar una selección suele ser costoso por eso es necesario realizar los cálculos correspondientes a nuestras posibilidades. Daros cuenta que se necesitaran una buena cantidad de semillas, fertilizantes, sustrato, gastos de luz y agua… esto es importante que lo tengamos todo bien anotado para que no falte nada durante todo el cultivo.

Me reitero pero hay que tener en mente que en este proceso vamos a invertir dinero, tiempo y trabajo. Desde que vamos al grow a por las semillas hasta que tenemos la cosecha ya curada para su degustación pueden pasar tranquilamente unos 4-5 meses. Así que, sed pacientes que todo trabajo da su fruto y nunca mejor que un fruto como este.

¿Cómo hacer plantas madre de cannabis?

Cuando hablamos de realizar una selección de planta madre lo primero que tendremos que tener en cuenta es de la variedad que vamos a seleccionar. Para ello, os aconsejo que sea de una variedad que ya hayáis probado. Gastar tanto esfuerzo en una genética que no sea de nuestro agrado no tiene mucho sentido.

Lo segundo es saber el número de semillas (20-30 semillas está bien para una selección casera) que con las que vamos a realizar dicha selección.

Tercero, el espacio del que disponemos es el mayor condicionante a la hora de decidir el número de semillas a cultivar.

Es como cuando se juega al cupón o la lotería, cuantos más números de boletos mayor probabilidad de que toque el premio gordo. En consecuencia, cuanto mayor sea el número de semillas a cultivar más posibilidades de encontrarnos con una genética de élite.

Otros factores a tener en cuenta a la hora de nuestra selección pueden ser: tiempo de maduración; resistencia a plagas; buen sistema radicular; distancia intermodal; posibles deformidades; producción; sabor; efecto… Hay muchos factores a tener en cuenta y debéis tener claro que es lo que buscáis. Por ejemplo, otro factor muy importante a la hora de seleccionar una madre, es que los esquejes sean vigorosos y enraícen adecuadamente.

selección de esquejes de marihuana

Primeros pasos para seleccionar plantas madre:

Una vez terminadas de germinar las semillas de marihuana las pondremos en un jiffy o su primera maceta. Las colocamos en la zona de crecimiento bajo un fotoperiodo de 16-18 horas o más de luz. Con el incremento de las horas de luz se acelera el crecimiento de las plantas. Recomiendo no excederse de las 20 horas de luz ya que las plantas son seres vivos y como tales necesitan descansar.

En la fotosíntesis del cannabis existe la fase oscura, que solo ocurre durante los momentos de ausencia de luz. Durante esta fase la planta realiza unos procesos donde transforma el dióxido de carbono, oxígeno y hidrógeno en glucosa.

Durante la fase vegetativa y durante toda la selección es importante observar el cultivo diariamente planta a planta de forma minuciosa. Realizando esto descartaremos plantas que: puedan mostrar poco vigor; crecimiento lento o posibles malformaciones o carencias. Si encontramos algunos de estos casos ya los podemos ir descartando ya que no cumplen nuestros requisitos.

Los rasgos a controlar durante esta etapa y que deberemos siempre anotar en un bloc de cultivo son: crecimiento; desarrollo radicular; resistencia a plagas; carencias o excesos; ramificación; distancia intermodal; altura de cada una antes de pasarlas a floración. Seguramente que me olvide alguna cosa pero ya me ayudaréis entre todos en los comentarios.

Las dejaremos en la fase de crecimiento durante aproximadamente un mes o mes y medio dependiendo de la potencia de nuestro foco. Una vez crecidas, antes de entrar a la fase de floración, realizamos una lollypop a todas las plantas.

Esquejamos dos ramas de cada planta para conservar una copia de cada un. Si sois novatos realizando esquejes recomiendo realizar más de dos por cada variedad por todas las posibles bajas que se puedan ocasionar. Una vez enraizados podéis quedaros solo dos de cada, si conocéis a alguien que los quiera le dais todos los sobrantes.

Etiquetar correctamente las plantas madre de marihuana

Para luego no confundirse debemos etiquetar correspondientemente a cada esqueje para hacerlo de una forma ordenada podemos ponerle su nombre y un número, imaginaros que realizamos una selección de White Widow, pues las etiquetaremos de la siguiente manera WW#1, WW#2, WW#3… y así sucesivamente con cada una de ellas.

Enraizamiento de esquejes

Para enraizar los esquejes lo más cómodo es disponer de un invernadero para poder mantener las condiciones óptimas para su enraizamiento que son unos 18-21º de temperatura y un porcentaje del 90% o superior de humedad relativa, se consigue fácilmente con un invernadero eléctrico o un invernadero normal con una manta eléctrica.

Para llevar a cabo el proceso para realizar esquejes necesitaremos una serie de materiales como: Unas tijeras o bisturí bien desinfectados (con ello prevenimos de la transmisión de virus o hongos a las plantas), un sustrato para enraizar (jiffys, lana de roca, tierra…), hormonas de enraizamiento (pueden ser líquidas, en polvo o gel, a mí el que mejor me funciona es el gel).

Una vez enraizados todos los esquejes correctamente los trasplantaremos a un tamaño mayor y los mantendremos en período vegetativo hasta acabar la fase de floración del otro armario y comprobar los resultados.

Una vez sacados los esquejes podremos pasar las plantas a floración, para hacer una selección prefiero realizarla en macetas de tres litros con la técnica SOG (Sea of Green) así podemos incluir un mayor número de ejemplares en la selección.

Eliminación de los machos para seleccionar hembras:

Al cabo de un par se semanas y después de dar un buen estirón las plantas comenzarán a mostrar sus flores, si partimos de semillas regulares es un momento crucial ya que es el momento de eliminar las que salgan macho. Es muy fácil distinguir, para observar y distinguir el sexo miramos entre la rama y el tallo, el cannabis hembra muestra una serie de pelos (pistilos) que salen de los cálices, mientras que, el cannabis macho muestra una serie de bolas (estambres) colgadas como un racimo de uvas. Una vez diferenciados eliminamos los machos del cultivo para evitar que las hembras sean polinizadas.

Fase final de la selección:

En esta fase quedaran las plantas que hayan superado todos los criterios durante la etapa vegetativa que mencionados anteriormente y nos centraremos en otros durante la fase de floración que son muy distintos, como: tamaño y forma de las flores, tiempos de maduración, aroma, cantidad de resina, tonalidades (por si queremos obtener por ejemplo un fenotipo púrpura)…

una vez finalizada la fase de floración nos dispondremos a realizar el secado durante unos 15-20 días aunque también podemos probar a partir el tallo si este cruje podemos pasarlas a los botes o cajas de curado, siempre es preferible realizarlo en cajas de madera como cedro o en botes herméticos de seguridad. Cuando haya pasado un mes como mínimo aunque os recomiendo dos podemos realizar la cata, ahora nos centraremos en otros aspectos para la selección, como por ejemplo el olor seco y en combustión, el sabor, los efectos, retorno en extracciones… cada uno dispondrá de sus propios gustos.